Luna llena en Libra: Equilibrar nuestras relaciones

La Luna llena en Libra nos trae la necesidad de armonizar nuestras relaciones con otras personas y con nosotros mismos, que es la relación más importante y la que prima a la hora de elegir compartirnos con otros. A su vez, como todas las Lunas llenas lo que se pronuncia es una manifestación y/o culminación. Sirven para iluminar lo que necesita atención y para dejar atrás lo que ya caduco, lo que ya no nos sirve y queremos dejar ir.
A más de uno le cuesta soltar patrones de comportamientos, marcos mentales e inseguridades que vienen de derrotas anteriores. Pero sí hay algo que es importante saber es que la energía disponible es muy grande para tomar coraje y enfocarse en descubrir el potencial, en trabajar en las metas tanto de que olvides lo que te pueda molestar ahora. Asimismo, hay una sola manera de repetir el pasado que es temiéndole o idealizando en vez de validar, integrar, aprender y movernos hacia adelante.

Además, ya sabemos que si no somos íntegros con nuestro propósito, es la misma fragmentación la que nos agota.La que nos nos da la suficiente energía para lograr nuestro deseo, nuestro sueño.

Sumándole que venimos de un período intenso con Venus retrógrado (retrográda cada año y medio) y vuelve a estar directo está semana. Que para muchos significó conectarse con el pasado y reevaluar las relaciones con las personas más importantes y la que tenemos con nosotros mismos. Hubo aparición de gente del pasado, emociones que emergieron, heridas que no cerraron y pronunciamientos de escenarios similares. Todo es esto no fue de pura casualidad, sino es para que de una buena vez por todas determinemos que es digno de nuestra energía y atención. Y para dar cierre de lo que ya no nos identifica con quienes somos ahora.

Estamos más claros de lo que queremos y dimos inicios de esos propósitos con la Luna Nueva en Aries anterior.

Luna Nueva en Aries: Comienzos e impulsos

Por otro lado, tenemos a Saturno (Planeta de los límites y la responsabilidad) retrogradando en Sagitario y recordándonos que la inflexibilidad y los límites, no nos llevan a ningún lado cuando se trata de compartir/nos y entendiendo que la libertad que esperamos alcanzar merece responsabilidad, esfuerzo y compromiso para tener una buena base y sea persistente en el tiempo.

Nos invita a usar la madurez y los límites de Saturno para crear junto a otros una realidad consensuada. Nuevos marcos de creencias, nuevos valores, nuevos propósitos que encuadran nuestras relaciones.

Y para continuar sumando planetas retrógrados, Mercurio (Planeta de la comunicación) comenzó su retrogradación en el signo de Tauro. En este lapso de tres semanas lo mejor es reflexionar y aprovechar al máximo el análisis y la revisión de las situaciones o decisiones tomadas anteriormente. No para cambiarlas sino para mejorarlas y darle una estructura más real. Ya que le adjudicaría a las relaciones mayor fortaleza y posibilidades de logro.

“Hay que transformarse antes de forzar la expansión”

Como notaran es un período en el que las relaciones merecen más atención de lo que creíamos y la importancia que es arriesgarnos a ser vulnerables, íntimos y verdaderos con el otro. Es un tiempo de desnudez, de dejar atrás la frialdad, los miedos y expresar nuestra necesidad y deseos para generar nuevos pactos y consensos. Es también un periodo de renovación y actualización. Ya que nada vuelve a ser como antes e incluso nosotros mismos exigimos ese cambio. Porque queremos crear y vivir otras realidades para enfrentar nuevos retos.

Por esta razón, aprovecha la energía de esta Luna que visibilizara lo que es necesario que sepas para que la experiencia junto a otro sea un espacio de nutrición y de co-creación juntos.

Las personas con Luna en Libra

Son personas que necesitan calma emocional. No pueden soportar la hostilidad y las polémicas. Preservan la paz y las relaciones, ejercen su poder de forma diplomática y se esfuerzan por crear ambientes pacíficos. Evitan las confrontaciones y acaban ignorando sus propios sentimientos, en particular su ira.

Suelen tener un gran sentido del equilibrio que se manifiesta en sus relaciones y una necesidad de tener éxito con sus típicas maneras y con su apariencia atractiva. También pueden ser dependientes de otras personas y de la aprobación constante.

Compartir
Pienso, que el temor que tenemos a lo inexplicable no solo ha hecho más pobre la existencia del individuo; también las relaciones entre un ser humano y otro han sido limitadas por él, y por así decirlo, desviadas del cauce de las infinitas posibilidades hacia un lugar desierto en el que nada ocurre. Pues no es únicamente la monotonía lo que hace que las relaciones humanas se repitan de caso en caso, es el temor a toda vivencia nueva, imprevisible, a la que uno considera incapaz de afrontar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here